Buscador de preguntas
Novedades

Sin duda, decorar un árbol de Navidad es una de las tareas más divertidas y entrañables de esas fiestas y, a su vez, una de las más agradecidas, ya que cada persona que venga a tu casa va a quedar sorprendida, si te esmeras, del resultado obtenido.

Para comenzar se deberá decidir si el árbol será natural o no, así como su tamaño.

Antes, se deberá haber conseguido un buen emplazamiento en el que colocarlo, así como un recipiente adecuado, ya sea un gran tiesto, cubo grande o de pintura. Su ubicación es muy importante, pudiéndolo colocar en la entrada, en el comedor, en el salón, o incluso en el jardín.

El primer adorno que deberemos colocar son la luces, extendiéndolas uniformemente por dentro del árbol y probando que luzcan uniformemente por todo él.

Seguidamente, iremos a por los adornos, que colocaremos poniendo los más pequeños en la parte de arriba y progresando con los tamaños a medida que vamos hacia la parte de abajo.

Una vez colgados todos los adornos, es el momento de tirar las tiras de espumillón, las que más nos gusten, y con colores que armonicen bien. Por último, la guinda: la estrella, que colocaremos en la parte superior.

No pueden faltar los regalos, que irán ubicados a pie del árbol.