Buscador de preguntas
Novedades

Para decorar una pared, deberemos tener en consideración varios factores, como por ejemplo, el tipo de pared, su ubicación y, si forma parte de nuestro hogar, de una empresa, de una oficina o bien de un establecimiento público.

Uno de los elementos que seguro nos van a facilitar nuestro cometido es un mural vinílico, que son unas láminas plastificadas, con una atractiva imagen, que se pegan a la pared y que además son lavables. Dichas láminas se pueden colocar en cualquiera de estos lugares, siempre que la foto sea adecuada para  cada sitio.

Otro de los materiales que podemos utilizar para decorar una pared es la pintura, que, dependiendo de cada una de las paredes a decorar y de su ubicación puede ser de colores vivos, de color pastel, luminosos o blancos.

Si la pared está ya pintada, se le pueden aplicar ciertos detalles para darles un toque diferente y que llamen la atención, como algún tipo de cuadro o un aplique, este último, ubicándolo en un punto apropiado, con lo que podemos conseguir un cambio importante del estilo de la pared.

Una estantería puede resultar un objeto muy útil, ya que además nos va a servir para colocar en ella adornos o plantas, acentuando aún más la decoración de dicha pared.

Junto a la pared siempre es aconsejable colocar un mueble pequeño, ya bien sea de mimbre, antiguo, etc. el cual deberá armonizar con el resto de la habitación y de la casa.

Y, por último, siempre podemos acudir a una combinación de plantas y espejos, que, hecha solamente con un poco de gracia, nunca falla.