Buscador de preguntas
Novedades

Si decidimos hacer de pasteleros en casa y elaborar una tarta para dar una sorpresa a la familia o a los amigos, una cosa que hemos de tener en cuenta es que un elemento básico para tener éxito es la decoración final. Ya sabemos que la comida entra primero por la vista y lo importante que es el aspecto. Podemos hacer la mejor tarta del mundo, pero si no está bien decorada es posible que pase incluso desapercibida.

Una de las maneras más comunes de adornarla es con azúcar. Para ello pondremos al baño maría un cazo con azúcar (225 grs.) mezclado con un poco de agua (50 ml.), hasta que veamos que la mezcla se espesa. Esparce la mezcla por la torta, y ésta quedará muy decorativa, no necesitando de hecho nada más. Podemos hacerlo de diferentes colores, añadiendo a la mezcla colorantes alimentarios.

Otra manera de cubrir la tarta es con crema de mantequilla, que al mismo tiempo podemos también usar como relleno si nos interesa, ya que deja la tarta muy sabrosa. Esta crema se hace mezclando mantequilla (100 grs.) con azúcar molido (225 grs.) Extenderemos dicha mezcla por encima de la tarta y, si lo deseamos, podemos adornarla más, tanto por encima como por los rebordes, o por uno solo de los sitios, a gusto de cada uno. Podemos echar almendra o avellanas picadas, cerezas confitadas, fideos de chocolate, o productos similares.

Otra variedad es mediante una cobertura de chocolate, que todos sabemos cómo se hace, y adornando también con productos que contrasten, como unas cerezas o fideos de colores.