Buscador de preguntas
Novedades

Las estrías son roturas cutáneas que se reflejan con una línea en la superficie de la piel. Esta línea puede ser de dos tonos diferentes, más clara que nuestra piel o más oscura. Suelen aparecer en la zona de las caderas, el pecho, el abdomen, las rodillas, etc. Y generalmente están causadas por un aumento o disminución de peso considerable.

Existen multitud de productos que pueden ayudarnos a prevenirlas o a disimularlas, el más conocido de todos es el aceite de rosa mosqueta. Este aceite proviene de un arbusto silvestre formado por unas ramas repletas de espinas y unas flores ligeramente rosadas las cuales general el fruto de donde se extrae dicho aceite. Su principal función es la regeneración cutánea por eso se suele aplicar para problemas de manchas, estrías o cicatrices y se puede comprar en tiendas de estética, herbolarios, farmacias o grandes supermercados.

Además de este aceite podemos realizar mascarillas en casa y aplicarla de diferentes productos naturales como son: zanahoria, aguacate, uva, aloe vera, leche de almendras o baba de caracol.

Si aún así no conseguimos que desaparezcan podemos ir a un centro de belleza en el que realicen tratamientos con láser de C02. Este tipo de láser emite unos rayos térmicos que estimulan la formación de colágeno de la piel y consigue regenerarse completamente. El tratamiento dura unos quince días, tiene efectos definitivos y para aplicarlo es necesaria la anestesia en forma de crema tópica. El único inconveniente es que no puede realizarse en personas de piel muy oscura o de raza negra y en mujeres embarazadas.

Por último existe una operación quirúrgica llamada Lipectomía que elimina la piel donde hay estrías y consigue hacerla desaparecer totalmente. Este es el método más efectivo pero también el más peligroso, aunque no tiene grandes complicaciones no deja de ser una operación.