Buscador de preguntas
Novedades

Las ojeras pueden manifestarse de dos formas diferentes, la primera por la aparición de un color grisáceo, azulado o rojizo en la parte inferior del ojo y la segunda por un surco en la misma zona. Las causas de aparición son: no descansar suficiente, dormir en una posición inadecuada, no beber suficiente agua o simplemente por herencia genética.

Si la ojera es muy pronunciada puede eliminarse poniéndose en manos de un profesional en un centro estético, con infiltraciones de colágeno en la zona afectada. Además existe otra técnica con Láser Fraxel que mediante rayos de luz elimina la ojera durante un periodo de 2 a 10 años gracias a que actúa sobre las capas interiores de la piel.

Si preferimos el uso de cremas para resolver este problema, debemos utilizar productos a base de vitamina K y ácido retinóico que ayudan a retirar el pigmento oscuro de la capa superficial de la piel, aunque no lo tratan desde dentro como el anterior y es posible que reaparezca mucho antes.

En casa, podemos utilizar una serie de productos básicos en la zona afectada, rodajas de pepino frío, bolsitas de té refrigeradas, mascarilla a base de manzana triturada o trozos de patata cruda refrigerada.