Buscador de preguntas
Novedades

El acné es un problema de la piel que pueden sufrir tanto hombres como mujeres. Se trata de la aparición de granos en zonas como la espalda, cara, y escote. Es muy común que los adolescentes sufran acné, y que luego mejore con el tiempo, ya que tiene un factor hormonal muy importante. Para quitar el acné es muy importante tener paciencia y ser constante y, sobretodo, no obsesionarse. El estrés es uno de los principales causantes de la aparición de granos y espinillas.

El primer consejo y más importante es intentar no tocar los granitos que aparezcan. Si se toquetean o se intentan eliminar sin extremar la limpieza, pueden infectarse y quedar la cicatriz en la piel durante mucho tiempo.

Hay que limpiar la zona donde se sufre acné una o dos veces al día. Se aplicará un gel limpiador, seguido de un tónico y de una crema hidratante. Todos estos productos deben ser específicos para pieles grasas o mixtas, o pieles con tendencia a tener acné. También jabones y cremas naturales que son muy efectivas, como por ejemplo el jabón de papaya y la crema de aloe vera.

Hay que intentar ser lo menos agresivo posible con la piel. Por esto, hay que aplicar el gel, el tónico y la crema hidratante con suavidad y sin frotar excesivamente. La temperatura del agua no debe estar ni muy caliente ni muy fría. Las rutinas de limpieza deben estar acompañadas por una buena alimentación. Se debe evitar las grasas y los fritos, y procurar consumir bastante cantidad de fruta, verdura y agua.

Si pasado un tiempo no se ve mejora, es recomendable acudir a un dermatólogo. Puede tratarse de un tipo de acné más severo que necesite otro tipo de tratamiento. El dermatólogo puede recomendar algunas pastillas o cremas específicas.