Buscador de preguntas
Novedades

Para calmar el dolor de encias existen diversos remedios, algunos de los cuales los encontraremos de venta en farmacias, como pueden ser varios tipos de infusiónes hechas de hierbas y que se pueden tomar en repetidas ocasiones.

También se puede uno fabricar un enjuague bucal casero, que, aunque no quitará el dolor totalmente, si que ayudará a reducirlo bastante. Haremos para ello una mezcla con un poco de agua tibia y bicarbonato y nos enjuagaremos la boca con él varias veces,  reteniéndolo por lo menos durante un  minuto en la boca.

Otro de los remedios caseros es el aceite de té de árbol, el cual se debe de aplicar en la zona afectada.

Otra de las plantas que nos van ayudar con este dolor es la menta, la cual la podemos usar a modo de infusión o de enjuague bucal. Si no encontrásemos las hojas de menta, podemos intentar buscar un aceite esencial de menta y usarlo de la misma manera.

Como consejo podemos dar dos, uno es la toma progresiva de vitaminas, como la C y la D, las cuales evitarán en gran medida este tipo de dolencias.

Tambien es aconsejable que si en un plazo breve los dolores no se eliminan, acudamos a nuestro médico de cabecera o en su defecto a nuestro odontólogo habitual.