Buscador de preguntas
Novedades

Una de las sensaciones más molestes es la del escurrimiento nasal, lo que normalmente venimos a llamar moquillo, contra el cual existen diversas fórmulas muy efectivas.

Antes de comenzar automedicándonos y poniendo remedios caseros, debemos estar seguros de que no se trata de una enfermedad un poco más importante y consultarlo a un profesional para que nos dé un diagnostico profesional.

Podemos usar diversos botes nasales que existen en el mercado, y dependiendo de nuestras indicaciones el farmacéutico nos dará el más adecuado para nuestro caso.

Algunos de estos tubos nasales tienen entre sus componentes el agua salina, por lo que si tienes la oportunidad de ir a la playa y remojarte la nariz con esta agua, te va a ayudar bastante.

La miel de abeja, junto a la leche caliente o con limón, es otra de las fórmulas caseras empleadas para reducir esta sensación, quitándola en muy pocas tomas.

Otro método muy eficaz: Lávate la cara con un poco de agua con manzanilla tibia. Una vez limpia la piel, coge dos algodones y mójalos en la manzanilla, y, seguidamente, te los metes con mucho cuidado en las fosas nasales y los dejas actuar hasta que se sequen los algodones.