Buscador de preguntas
Novedades

Las uñas de gel consiguen que nuestras uñas permanezcan bonitas más tiempo. Consisten en un gel, como su nombre indica, que se aplica encima de la uña natural para endurecerla, alargarla y pintarla para que dure permanentemente.

A los 20 días de su aplicación, es necesario retirar para volver a ponerlo. Podemos ir al centro de estética donde nos las pusieron o bien retirarlas en casa.

Para realizarlo en casa, necesitaremos un recipiente, acetona, una lima, un endurecedor transparente y crema de manos hidratante. En primer lugar nos aseguramos que estamos en una habitación ventilada para que la acetona no nos afecte, vertimos un poco de acetona en el recipiente e introducimos las uñas durante 15 minutos para que el gel se vaya desprendiendo por si solo. Cuando haya terminado este tiempo, secamos las uñas con un paño y comenzamos a limar hasta que desaparezca totalmente el gel y teniendo cuidado de no lastimar nuestra uña natural. Por último, para que la uña esté sana y recupere su hidratación, aplicaremos un endurecedor de uñas y posteriormente la crema de manos. Es aconsejable descansar un mes por cada año de tratamiento, para que nuestra uña recupere el oxígeno necesario y no produzca hongos.