Buscador de preguntas
Novedades

Con el tema de la decoración de la casa, a todos nos ocurre que vamos variando de gustos y, lo que pusimos ayer para decorar una habitación quizás hoy no nos guste tanto. O puede que nos hayamos cansado y querramos ahora algo totalmente diferente. Es lo que suele pasar con el gotelé de las paredes.

Si decidimos que ahora lo que queremos son las paredes lisas, tendremos que seguir un proceso algo laborioso, ya que no es tarea fácil, pero con paciencia lo conseguiremos. También dependerá la dificultad del tipo de pintura que haya en la pared.

Para empezar, taparemos todos los enchufes y pulverizaremos las paredes. Una vez humedecidas, una espátula será suficiente para ir retirando el gotelé con paciencia. Retirado todo alisaremos la pared usando un aguaplast y alisándolo con una espátula.

Hemos de tener en cuenta que si la pintura es plástica, la tarea será más dificultosa. En este caso, muchas personas optan por poner la pasta de alisar directamente sobre el gotelé, dejando que quede debajo. En este caso es aconsejable dar a la pared, antes de la pasta para alisarla, una capa de imprimación, que se aplica igual que si fuera pintura, para conseguir de esta manera un buen sellado.