Buscador de preguntas
Novedades

Cuando se está siguiendo una dieta o régimen especial de adelgazamiento, a veces es muy difícil controlar el hambre para no pasarse con las comidas. Se necesita de una gran fuerza de voluntad y paciencia para conseguirlo, pero hay ciertos trucos que conviene saber para que seguir una dieta sea más fácil.

Hacer pequeñas comidas varias veces al día evitará que se pasen largas horas sin comer, por lo que al sentarnos frente la comida y la cena se comerá más de lo normal por el hambre acumulada. Estas comidas deben ser sanas y estar cocinadas sin abusar del aceite: ensaladas, carne o pescado a la plancha, frutas, lácteos desnatados, infusiones.                                                      Si en un momento dado del día se tiene mucha hambre, la mejor opción es comer alguna cosa, intentando que sea lo más sana posible. Esperar hasta la comida es un error.

Beber abundante agua a lo largo de todo el día servirá para eliminar toxinas, y para dar la sensación de saciedad.

Para controlar el hambre entre horas, es necesario que las comidas que se realicen (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena) sean completas y muy sanas. De esa manera, a lo largo del día al cuerpo no le faltará ningún nutriente y no aparecerá la sensación de hambre.