Buscador de preguntas
Novedades

La ansiedad presenta un cuadro de síntomas muy amplio. Sensación de ahogo y de no poder respirar, dolores intensos de cabeza, irritabilidad, insomnio o excesiva somnolencia, mareos, temblores, taquicardias, náuseas, hiperventilar, entre otros…

Estos síntomas son importantes y hacen sufrir mucho a la persona quien lo sufre. Si dicha persona sufre estos trastornos con habitualidad, debe acudir a un médico que diagnostique su caso y le de la medicación necesaria. Además, se pueden seguir otros consejos para mejorar su situación.

Reflexionar sobre los momentos donde aparecen las crisis de ansiedad, para poder determinar su origen. Si se sabe qué situación provoca las crisis, se le podrá hacer frente más adecuadamente.

Practicar ejercicios de respiración. Controlar la respiración y ser consciente de ella ayudará a frenar los ataques de ansiedad, ya que se evitará la sensación de ahogo. Hay que realizar respiraciones profundas y lentas.

Evitar el consumo en exceso de café, té y otras bebidas excitantes, como los refrescos.

Hacer ejercicio habitualmente ayudará a esa persona que padece ansiedad a estar más relajada. Con el ejercicio se liberan endorfinas, una sustancia similar a la morfina, que nos hará sentir mejor y más relajados. No es necesario apuntarse a un gimnasio, simplemente con salir a andar, correr, o con la bicicleta una hora al día es suficiente.

El yoga también es un buen ejercicio para controlar la ansiedad. Su práctica requiere mucha relajación y un buen control de la respiración. Es buena idea comentar al monitor o monitora de la clase que se sufre de ansiedad, para que recomiende los mejores ejercicios.

Por último, es muy importante estar rodeado de gente que suponga un punto de ayuda y apoyo. Es buena idea acudir a charlas o grupos de autoayuda con más personas que tengan esta dolencia, para así sentirse arropado y comprendido.