Buscador de preguntas
Novedades

Todas las personas han sufrido, en alguna época de su vida, un exceso de fatiga que no les dejaba desarrollar sus actividades normalmente. Se sentían más cansadas, y este cansancio podía estar provocado por el estrés, un exceso de trabajo, haber pasado alguna enfermedad. Para reponerse de este cansancio, nada mejor que soluciones naturales.

La alimentación es muy importante, y debe ser completa y variada. En estos casos de cansancio, se puede aumentar el consumo de potasio (carne roja, salmón, plátanos…) y de vitamina C (mandarinas, naranjas, limón…). No hay que abusar de las bebidas excitantes como el café o el té, porque pueden producir un efecto rebote, y sentirnos más cansados después.

El sueño es muy importante para descansar,  por lo que se recomienda dormir unas ocho horas al día. La siesta es muy beneficiosa, pero no debe durar más de 15-20 minutos. Aunque no apetezca mucho, hacer ejercicio suave nos animará y nos ayudará a mantenernos en forma. Un paseo suave bastará en estos casos.

Por último, si pasados los días siguiendo estos consejos, la fatiga sigue apareciendo sin razón alguna, la mejor opción es consultar a un doctor o doctora para que descarte posibles problemas, como la anemia.