Buscador de preguntas
Novedades

La sensibilidad de los dientes se hace evidente, y causa dolor cuando el alimento o el líquido que se consume es muy dulce, muy ácido o está muy caliente o frio. El primer paso para quitar la sensibilidad es extremar la limpieza de la boca. Es muy recomendable utilizar una pasta dentífrica específica y un cepillo de cerdas suaves, que no resulten agresivas para la dentadura. Utilizar un colutorio de fluor también ayudará, y además servirá para fortalecer las piezas dentales. De la misma manera, es muy bueno utilizar hilo dental para asegurar la limpieza.

También hay remedios caseros para la sensibilidad. Aplicar con el dedo aceite de oliva en los dientes, aguantarlo durante unos minutos, y luego enjuagar y escupir. El aceite de oliva protegerá el esmalte de la dentadura. Hacer enjuagues con agua tibia, en la que se haya hervido trozos de pepino, servirá para fortalecer la dentadura.

Por último, hay que vigilar que la sensibilidad dental no se prolongue en el tiempo ya que podría ser indicador de otros problemas dentales. Si la sensibilidad dura mucho tiempo, hay que acudir a la consulta del dentista para que diagnostique y trate el problema específico de la manera adecuada.