Buscador de preguntas
Novedades

La tinta de la pluma es uno de los productos más difíciles de quitar en caso de mancha. No es tarea fácil, pero tampoco es imposible, y hay algunos trucos que suelen ser eficaces, aunque pueden depender en gran parte de la clase de tejido de que se trate.

Antes de nada, hemos de tener en cuenta que cuanto antes se saque más fácil será, ya que una vez fijada en la ropa se hace cada vez más difícil.

Si la mancha es reciente, es muy efectivo poner encima una toalla de papel y apretar, para que absorba la tinta, pero siempre teniendo mucho cuidado de no moverla fregando la ropa, ya que la esparciríamos.

Un producto muy eficaz, siempre que la mancha no lleve mucho y aún no esté fijada, es el alcohol. Echaremos un chorro sobre la mancha y lo más probable es que ésta desaparezca.

Otro producto que no suele fallar es la leche. Coloca sobre la mancha una toalla de papel para que absorba toda la tinta posible y, seguidamente, echa un chorro de leche fría. Déjala durante media hora y después lava la prenda de manera normal.

Por último, otro método para quitar una mancha de tinta es aplicar sobre ella glicerina que esté más bien tibia, enjuagando seguidamente con agua a la que habremos añadido unas gotas de amoníaco.