Buscador de preguntas
Novedades

Uno de los problemas más graves que muchas personas sufren en los pies son las callosidades, que son producidas en la mayoría de los casos por el uso continuo de UN calzado inapropiado.

Los callos son unas células muertas que se acumulan en algunas partes de la epidermis, por la fricción o roce excesivo, creando entonces ésta, a modo de defensa natural, una protuberancia.

Los callos en los pies, en todo caso, deben ser tratados por un especialista, como por ejemplo el podólogo.

Un remedio para eliminar los callos es el uso de la piedra pómez, la cual ayuda a resecar la zona afectada. Posteriormente se frotará con media cebolla cruda, para finalizar con unas gotas de tintura árnica.

Otra fórmula para la eliminación de los callos es machacar un diente de ajo, el cual se deberá de frotar en la zona afectada, y se echarán asimismo unas cuantas gotas de aceite de oliva, que lo ablandará considerablemente. Posteriormente se debe de cubrir el callo con un trapo de seda o una gasa.

Quizás lo mejor que hay es el ácido bórico, que encontrarás a granel en la mayoría de farmacias. Deberás espolvorearlo dentro del zapato y del calcetín. Después de dos semanas de uso, los callos se eliminarán para siempre.