Buscador de preguntas
Novedades

Una gran mayoría de personas hemos sufrido, sobre todo en la pubertad, lo que llamamos comúnmente espinillas, una acumulación de impurezas en la piel que suelen salir sobre todo por la cara, en forma de punto negro.

Aunque es una afección meramente transitoria, suele ser algo molesto para quien lo padece por cuestión estética. Por ello, a pesar de que su paso es fugaz, inforamaremos de remedios para combatirlas.

Uno de los productos más usados para combatir estas molestas espinillas son los exfoliantes, de los cuales existen geles, cremas, aceites, etc. Se trata de un proceso sencillo, con aplicación directa del producto en la cara o zona afectada. Tras ello, normalmente basta con un enjuagado y secado correcto de la piel. Apretando entonces ambos lados de la espinilla con los dedos y con cuidado, ésta saldrá prácticamente sola. Después te aplicas una crema en la zona donde sacaste la espinilla. Si se resiste, no debes hacerlo, podría dejarte marca.

Un remedio casero es la planta de eucaliptos, con la cual podemos darnos baños de vapor con una toalla. Al mismo tiempo que nos quitamos las espinillas, limpiamos nuestros poros y nos oxigenamos.

Otro de los remedios más extendidos y parece que bastante efectivo es el de crearse una mascarilla con un yogurt y dos aspirinas. Una vez elaborada te la aplicas en la zona afectada por las espinillas durante diez minutos, y al enjuagarte la zona con agua te sorprenderán los resultados.

Si con estos remedios no consigues nada, lo más aconsejable es acudir al dermatólogo, ya que él puede hacerte una fórmula personalizada que seguro acabará con esta molesta afección.