Buscador de preguntas
Novedades

Las espinillas son un tipo de acné que tiene forma de pequeños puntos negros. Están causadas por el exceso de grasa, que se queda incrustada en los poros y no se elimina con la limpieza diaria.

Para quitar las espinillas hay que poner agua hirviendo en un cazo con hojas de hinojo y de tila. Acercar la cara al cazo, cubriendo la cabeza con una toalla. Se de estar de esta manera durante quince minutos, para que los poros se abran y sea más fácil limpiarlos.

Tras el baño de vapor, secar con un pañuelo de papel toda la superficie de la cara. Secar sin frotar, dando pequeños golpes. Cubrir los dos dedos índices con pañuelos de papel, y presionar cada espinilla para que salga la suciedad a la superficie. Una vez se haya terminado, hay que aplicar un tónico que cierre los poros.

Es importante no maquillarse, ni aplicar cremas o mascarillas, hasta transcurridas 24 horas desde la limpieza de los poros.  Lavar dos veces al día con un jabón específico para pieles mixtas y grasas es la mejor prevención para la aparición de nuevas espinillas. Tras la limpieza diaria, siempre hay que aplicar un tónico que cierre los poros.