Buscador de preguntas
Novedades

Los labios partidos es un problema de sequedad que aparece en los labios en forma de grietas, sobre todo en ambientes fríos. Aunque también se suelen dar por reacciones al maquillaje, malos hábitos en la comida, el consumo de alcohol o el hábito de fumar.

Para que no aparezcan es esencial prevenir. El uso de bálsamos labiales es básico ya que sirven para renovar y reducir las líneas que tienen nuestros labios y evitar que aumenten de tamaño. Podemos comprarlos en las farmacias y los hay de muchos sabores y olores distintos.

Si no queremos gastarnos mucho dinero, podemos realizar en casa algunos trucos que funcionan. Uno de ellos, son las friegas con aceite. El aceite de oliva virgen es muy bueno para este problema ya que tiene propiedades antienvejecimiento, aporta elasticidad, brillo y suavidad a los labios. Realizando masajes con él todos los días mejoraremos considerablemente su aspecto.

Además podemos prevenir, usando pastas de dientes adecuadas para este problema, eliminar la pimienta, las salsas picantes, la mostaza, las bebidas alcohólicas y la sal de nuestra dieta habitual, aplicar filtros solares en nuestros labios, beber dos litros de agua al día y aportar hierro y vitamina B a nuestro cuerpo.