Buscador de preguntas
Novedades

Los moretones son acumulaciones de sangre en una zona del cuerpo, debido generalmente a un golpe fuerte. Al golpearnos se provoca una hemorragia interna que es visible en unos pocos minutos exteriormente, a través de nuestra piel. Esta hemorragia suele ir acompañada de fuertes dolores e hinchazones importantes.

La mejor opción es aplicar frío lo antes posible en la zona. Para ello, introduciremos tres o cuatro cubitos de hielo en una bolsa de plástico y recubrimos con un paño seco. Si no disponemos de cubitos, se puede conseguir el mismo efecto con una bolsa de verduras congeladas.

Una vez ha salido el moretón, podemos realizar masajes en la zona sin realizar fuertes presiones, con ello mejoraremos la circulación de la sangre y el moretón desaparecerá antes. Los masajes pueden ir acompañados de algún gel o crema antiinflamatoria para reducir la hinchazón y el dolor.

Si no disponemos de este tipo de crema, podemos calentar una o dos bolsitas de manzanilla y las dejaremos enfriar para posteriormente aplicarlas sobre la zona afectada o bien podemos realizar friegas con agua fría y vinagre de manzana. De esta forma, conseguiremos que la sangre acumulada circule y mejore notablemente.

Si el moretón no desaparece, visitar al médico.