Buscador de preguntas
Novedades

Los malos hábitos y el poco descanso pueden provocar que nuestros ojos estén cansados. Normalmente esta sensación va unida al dolor de cabeza, irritación, resequedad y al lagrimeo constante.

Para evitar que nuestros ojos se sientan cansados, es aconsejable dormir ocho horas diarias para relajar nuestra visión, no exponerse al sol durante mucho tiempo sin protección ocular, desmaquillarse diariamente para evitar sufrir infecciones leves o moderadas, no permanecer frente a una pantalla, ya sea de ordenador, teléfono móvil, tableta o televisor durante un periodo extenso del día y leer libros con la iluminación adecuada.

Si estos consejos no le ayudan a descansar sus ojos puede utilizar un tipo de gafas que venden en tiendas especializadas. Estas gafas están realizadas de plástico blando y tienen forma de antifaz. Dentro llevan una especie de gel con colorante, que en contacto con el frío ayudan a descansar nuestros ojos.

Además, puede introducir en el congelador durante dos horas dos bolsitas de té o manzanilla y después colocar cada una de ellas en nuestros respectivos ojos. Unos cinco minutos diarios bastarán para que nuestros ojos mejoren. Si no dispone de estas bolsitas puede realizar el mismo procedimiento con cubitos de hielo dentro de una bolsa y envueltos en un paño.