Buscador de preguntas
Novedades

Según el tipo de piel que tengamos, nuestros poros estarán más o menos visibles en nuestro rostro. Generalmente, los poros visibles aparecen en pieles mixtas o grasas, siendo menos usual en las pieles secas, aunque también pueden aparecer.

Existe un ritual que podemos seguir en casa para que nuestros poros se disimulen poco a poco. Este ritual consiste en varios pasos:

El primer paso, que hay que realizar a diario es utilizar un gel o jabón limpiador neutro para dejar nuestra piel sin suciedad, lo aplicaremos masajeando circularmente nuestra piel y retiraremos con agua. Aplicaremos un tónico para que elimine las posibles impurezas con la ayuda de un algodón y finalmente masajeamos con una crema hidratante sin aceites y con protección solar.

Una o dos veces por semana, debemos utilizar un exfoliante de acción profunda que elimine las células muertas que el tónico diario no consigue eliminar. A continuación aplicaremos una crema nutritiva.

Para camuflar los poros, podemos usar cremas especiales que refinan nuestra piel a base de siliconas o utilizar maquillajes libres de aceites que dejan un aspecto mate en la piel, si es posible es mejor usar tonos claros de maquillaje ya que los tonos oscuros resaltan el poro.