Buscador de preguntas
Novedades

Existen una gran infinidad de remedios para eliminar los puntos negros del cuerpo y que, una vez aplicados, lo más seguro es que ya no nos vuelvan a salir.

Por regla general, los puntos negros suelen salir más a las personas que tienen la piel grasa, por lo que se recomienda en primer lugar hacer una buena limpieza de cara con agua y jabón antes de comenzar con cualquiera de los remedios.

Deberemos hervir en un cazo agua con manzanilla, y, cuando comience a hervir el agua, pondremos nuestro rostro en el vapor que despide. Deberemos hacerlo, por supuesto, con mucho cuidado para no quemarnos. Esto hará que los poros de nuestra piel se abran. Cuando pasen unos quince minutos, comenzaremos a apretar la zona afectada sacando la grasa.

Para sacar los puntos mezclaremos un poco de azúcar con jabón de avena, frotándolo con nuestras yemas y realizando la operación después.

Para terminar pasaremos un hielo por los alrededores de la zona en la que hemos actuado.

Se puede poner también la cara en una palangana de agua hirviendo tapándose la cabeza con una toalla, como si nos estuviéramos dando baños de vapor. Una vez pasados unos minutos, cogeremos un bolígrafo tipo bic, al que habremos sacado la tinta, y, con el tubito libre, iremos apretando las zonas afectadas. Saldrán fácilmente. Una vez hayamos terminado, nos lavaremos la cara con agua muy fría o nos pasaremos un trozo de hielo por la zona donde teníamos los puntos negros.