Buscador de preguntas
Novedades

Descubrir de manera temprana si se tiene Sida es muy importante. La detección temprana permite empezar antes con el tratamiento para hacerle frente, y mejorar la calidad y la esperanza de vida de la persona enferma.  Si un diagnóstico se retrasa, pueden aparecer consecuencias graves que se podrían haber evitado con un tratamiento temprano.

La única prueba fiable que determina si una persona tiene Sida o no es un análisis de sangre específico, controlado siempre por un doctor o doctora especializado en este tema. A pesar de ello, hay una serie de síntomas que suelen aparecer en la mayoría de pacientes que, posteriormente, se les ha diagnosticado esta enfermedad.

Los síntomas son, en general, una bajada muy intensa de las defensas del organismo. Esto se refleja en un estado de cansancio excesivo, que no tiene justificación alguna en las actividades diarias que realiza esa persona o en la alimentación. Junto con el cansancio, suele aparecer una alteración del sueño con trastornos como, por ejemplo,  el insomnio o la hipersomnia. También puede detectarse en la aparición de enfermedades muy habitualmente. Estas enfermedades (infecciones, resfriados, etc) prolongan su duración y se vuelven muy resistentes a la mediación y a ser curadas por completo.