Buscador de preguntas
Novedades

¿Quién no ha soñado alguna vez en ser cantante de un grupo o un vocalista en solitario? Si te gusta la música y lo tuyo no son los instrumentos,  o si careces de los recursos para hacerte con uno, siempre puedes recurrir al más antiguo y económico de ellos, tu voz.

Ser cantante, especialmente si es en un grupo de pop, de rock, o incluso en una ópera, tiene  una responsabilidad única: la atención de todo el público.

Es entonces pues, cuando nos damos cuenta de la dificultad que puede llegar a tener el mero hecho de gesticular y moverse en un escenario, animar al público y hacerlo bailar o conseguir que preste su atención en los momentos de énfasis.

En segundo lugar, y no por eso menos importante, debemos tener muy en cuenta nuestra técnica vocal, ya que las cuerdas vocales son un instrumento que también debemos trabajar, y tal vez con más empeño que otros instrumentos, pues nunca sabes cuándo va a fallar.

Hay multitud de escuelas de canto en pueblos y ciudades donde nos educarán la voz y nos enseñarán ejercicios de técnica para la misma, nos darán trucos para no nos quedemos sin voz, y, por supuesto, a sacar el mejor partido de ella, pues cada una es diferente de la otra, y es aquí donde estará la clave de nuestro futuro éxito.