Buscador de preguntas
Novedades

Se considera que un tipo de alimentación es buena cuando es variada, los platos se cocinan de forma sana y natural, y tiene todos los nutrientes necesarios para la actividad diaria de una persona concreta. Cabe decir que una alimentación sana es diferente a cada persona, pero se deben seguir unas directrices básicas que nos ayudarán a seguir una dieta sana sin hacer grandes esfuerzos o pasar hambre.

Evitar cocinar utilizando aceite o mantequilla. La cantidad máxima recomendable del aceite es de dos cucharas al día. Hay que procurar cocinar los alimentos al horno, a la plancha, hervidos o al vapor. Los alimentos frescos como las ensaladas son la guarnición perfecta en cualquier comida o plato. Siempre se debe combinar la carne o el pescado con algo de verdura. La fruta es el postre ideal, y debe formar parte del desayuno y la merienda siempre que se pueda.

Elegir productos y alimentos libre de grasas o en cantidades reducidas. Leche y lácteos desnatados, zumos y refrescos libres de azúcar, pan integral, galletas bajas en azúcar, helados libre de grasas, etc. En cualquier supermercado hay una gran cantidad de este tipo de productos que nos ayudarán a comer mejor.

Evitar productos precocinados, en conserva o bollería industrial. Este tipo de alimentos suelen tener muchas más grasas y conservantes que no tienen un gran aporte nutritivo para el organismo, pero si tienen grasas y otras substancias que se deben evitar para tener una alimentación saludable.

Beber una gran cantidad de agua al día. La cantidad recomendada se sitúa entre el 1,5 y 2 litros de agua al día. Con el agua se eliminan toxinas, se equilibra la tensión, entre otros muchos beneficios. Por último, cualquier tipo de alimentación equilibrada debe combinarse con ejercicio diario o al menos, de dos a tres veces a la semana.