Buscador de preguntas
Novedades

Bajar de peso puede resultar muy fácil, si se es constante y se atienden dos cuestiones muy importantes: el ejercicio y la alimentación. No hay que obsesionarse con la dieta, y procurar llevar una vida sana.

La alimentación debe ser variada y equilibrada. Hay que realizar cinco comidas diarias: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. El desayuno es la comida más importante del día, y más aún, cuando se está siguiendo un régimen. Por ello, debe ser completo y combinar fruta, cereales, y leche. En cada comida, los alimentos deben ser variados, dando preferencia a las verduras y frutas. La forma de cocinarlas también es muy importante. Se debe optar por preparar los alimentos a la plancha, hervidos  o al vapor, y consumir solo ocasionalmente alimentos fritos en aceite.

Los alimentos ricos en fibra son buenos aliados para bajar de peso. Cada día se debe consumir un mínimo de 1,5 litro de agua para eliminar toxinas y prevenir la retención de líquidos.  Por otra parte, no hay que abusar de productos ricos en azucares y del alcohol. Se elegirán productos bajos en azúcar, en grasas, y leche, quesos y lácteos desnatados.

El ejercicio es la otra parte importante. Se debe intentar hacer ejercicio todos los días, o al menos, un par de veces por semana. Andar, correr o nadar son actividades completas y muy beneficiosas. Se puede complementar esta actividad con ejercicios específicos. Por ejemplo, los abdominales ayudarán a reducir el volumen en la zona de la barriga. Ejercicio de step o subir y bajar las escaleras, ayudarán a reafirmar los glúteos.

Por último, es muy buena idea combinar ejercicio y dieta con la cosmética. Cremas reductoras o reafirmantes son específicas para reducir volumen y mantener la piel tersa. Si se tiene celulitis, una crema anticelulítica combinada con el régimen y los ejercicios, dará muy buenos resultados.