Buscador de preguntas
Novedades

A Dios se le ha nombrado de muchas maneras a lo largo de los siglos, siendo Jehová una de las maneras por las cuales se le conoce. Jehová es el nombre propio que se le da a Dios en La Biblia, en concreto en muchos de los sermones del Antiguo Testamento.

Con dicho nombre se representa al dios de las religiones judeocristianas, lo que normalmente entendemos todos como Dios. Todas ellas coinciden en considerar a Jehová como el autor de la creación de todo lo existente, el responsable de la existencia de todo el universo y quien, para redimir a los hombres, mandó a su hijo a la Tierra convertido en uno de ellos, Jesucristo, un hombre de carne y hueso, aunque con un carácter divino, cuya misión era redimir a los  hombres del pecado original.

Las religiones atribuyen a Jehová unas características como la existencia eterna, la omnipresencia por encontrarse en todas partes a la vez, y la omnisciencia, la facultad de saberlo todo, entre otros atributos más que sólo él posee.

Los miembros de los Testigos de Jehová consideran también a éste como Dios, aunque niegan el hecho de que Jesús fuera un hijo suyo, considerándolo una especie de arcángel.